jueves, 22 de febrero de 2018

Aguas turbulentas


Aguas turbulentas

(Historia adaptada a partir de una anécdota atribuida al Maestro Zen Rinzai ||,
Japón. Ensayo sobre Budismo Zen, vol.1 D.T. Suzuki).






Un reconocido sensei regresaba de visitar varios dojo y de una larga peregrinación. Al cruzar el puente sobre un río de aguas turbulentas tres jóvenes practicantes lo reconocieron de inmediato y se acercaron a él. Uno de ellos se lanzó sin preliminares a preguntar al sensei:

-¿Qué tan profundo es el río del Budô?

Como única respuesta el sensei lo tomó de las solapas de su chaqueta y se aprestó a lanzarlo por encima de la barandilla al río turbulento que corría bajo sus pies.

Sus compañeros reaccionaron rápidamente y, tras excusarse con el maestro, solicitaron que éste desistiera de entregarle una lección instantánea a su atrevido compañero. Y todo quedó en apenas un gesto al borde del vacío. Sin más saludaron con cortesía al sensei, volvieron a pedirle disculpas por las molestias, se despidieron de él y cada uno continuó su camino.

Años más tarde, el joven y atropellado practicante llegó hasta el dojo del sensei y solicitó el permiso para ingresar y así poder practicar bajo su dirección. El sensei lo reconoció de inmediato como el protagonista del incidente en el puente sobre el río de aguas turbulentas. Y lo aceptó en ese instante.

Y así, muchos años más tarde, éste mismo se convertiría en un reconocido sensei a su vez.

De la anécdota se desprende que conviene estar preparado para recibir la respuesta antes de realizar la pregunta. El método directo de transmisión puede implicar una experiencia directa y ruda con la realidad. El joven practicante se inspiró en la imagen del río para realizar su pregunta como una metáfora acerca de la complejidad y transcendencia del Camino. El Sensei, al lanzarlo al río, lo enviaba a sondear por sí mismo la realidad. Una experiencia directa. El Dô no es broma, ni mero juego de ideas; es algo muy serio en que se juega la vida y así existe la posibilidad de la iluminación, el satori.

martes, 30 de enero de 2018

"No nos alcanza el tiempo": creencia que nos impide alcanzar el éxito


'No nos alcanza el tiempo': creencia que nos impide alcanzar el éxito

Tomado de la web. Autor:desconocido


 La paciencia y la oportunidad…Todo llega cuando tiene que llegar. Una vida no puede vivirse con prisas, no puede ajustarse a un calendario, como intenta tanta gente. Los seres humanos tenemos muchas dimensiones, pero el tiempo no es como lo vemos, sino que se compone de lecciones que se van aprendiendo”,  sostiene Brian Weiss, en su libro  ‘Los  Mensajes de los Sabios’.

No obstante contrario al mensaje del autor, la mayoría de los seres humanos pasamos nuestras vidas, conectados en el pasado y acelerados por el futuro, es decir que vivimos pegados al calendario de los recuerdos y queriendo en nuestro presente tener el control de nuestro futuro. Vivimos a las carreras. Sin detenernos un instante a disfrutar el presente. También vivimos dejándolo todo para mañana. Sin  conectarnos con el ‘aquí y el ahora’. Uno de los secretos para crear abundancia y prosperidad.

Tampoco hemos aprendido a valorar los minutos y horas que están presentes en nuestra vida. No nos hemos dado cuenta de que ‘el tiempo es oro’ porque a veces lo desperdiciamos y le damos más valor a estar pegados frente al televisor, hablar y criticar a los demás… En fin le echamos la culpa al tiempo de los problemas y dificultades. Por lo que a diario una de las creencias limitadoras que empleamos a la hora de justificarnos cuando no alcanzamos el  éxito y la prosperidad, es la falta de tiempo.

Al fin de cuentas como lo señala la Coach y Entrenadora Transformacional, Myriam Chávez,  “ todos los seres humanos tenemos 24 horas al día y algunos de nosotros experimentamos comodidad, plenitud y abundancia de tiempo, mientras que otros están siempre apresurados y sin tiempo suficiente. Esta es otra forma de escasez”.

Descubrimos con los años que el tiempo no tiene nada que ver con lo que queremos en nuestra vida, el reloj simplemente nos marca las horas y no nuestra dirección o plan de vida. El tiempo pasa indeteniblemente, implacablemente y no pregunta quién se sube para darle un buen uso.  Perdemos el tiempo por doquier y no disfrutamos nuestra vida.

Hay una vieja historia sobre un granjero que “un día de madrugada, le dijo a su esposa que iba a arar las cuarenta plazas del sur. Muy temprano empezó a aceitar el tractor y como necesitaba más aceite, fue a la bodega a traerlo. En el camino se dio cuenta que los cerdos no habían comido, así que se fue a la bodega donde encontró unos costales. Eso le recordó que había que cosechar las papas, mientras iba hacia el sembrado de papas, pasó por donde estaba la leña y se acordó que su esposa necesitaba leña en casa. Mientras estaba recogiéndola pasó un pollo enfermo. Puso la leña en el suelo y se fue tras el pollo. Cuando cayó la noche aún no había sacado el tractor al campo y así le paso el tiempo”.

Muchas personas pierden el tiempo dedicándose a aquellas cosas que son fáciles de hacer, o aquellas que nos gustas hacer. Por lo que tendemos a dilatar aquellas cosas que deberíamos hacer. Las prioridades son lo primero. Por lo que debemos aprender a no dejar que otros trabajos interrumpan nuestro horario planificado.  Aquellas cosas que son fáciles de hacer, o cosas de rutina, o cosas que nos gusta hacer, pueden hacerse cuando ya hemos terminado con las prioridades.

 En otras palabras a distribuir nuestra vida laboral, profesional, financiera, amor, recreación, salud, con nuestra vida espiritual y por su supuesto a estar en servicio de otros. ¡Recuerde que redimimos el tiempo, cuando lo aprovechamos al máximo: los minutos, las horas y los días de nuestra vida atareada!.

martes, 23 de enero de 2018

La importancia del Seiza


La importancia del Seiza

https://aikicallimich.wordpress.com/2009/10/24/la-importancia-del-seiza/

 


A muchos alumnos le he pedido que pongan más voluntad en desarrollar su habilidad y capacidad, para sentarse correctamente en la posición de Seiza. Es necesario que conozcan todas las ventajas que nos aporta la postura y su importancia en las técnicas de Suwari Waza y Hanmi Handachi Waza.

En el aspecto físico nos ayudan a desarrollar la fuerza y el dominio de las caderas, una postura correcta y recta, nos refuerza y fortalece los músculos de la espalda y piernas, la elasticidad de las articulaciones de rodilla, tobillo y dedos de los pies, desarrolla nuestra habilidad al desplazarnos y nos ayuda a exteriorizar el KI.

Pero su mayor importancia es el aporte que hace para el practicante en cuanto a la comprensión profunda del Arte y de su etiqueta. Respecto a este tema podemos encontrar el siguiente texto, del cual hacemos un extracto. El texto original se puede leer en el libro, “El Espíritu del Aikido”. Por. Kisshomaru Ueshiba.


“….estos ejercicios están basados en el seiza, el estilo tradicional de sentarse. Una vez que esta postura se convierte en un modo natural de sentarse, como se requiere al principio y al final de cada clase de aikido, conduce por sí sola al desarrollo de una adecuada etiqueta. Desde tiempos antiguos ha sido una máxima del budo: «Comienza con la etiqueta y termina con la etiqueta.» La etiqueta que se enseña en aikido -respeto mutuo, consideración por los demás, aseo- no se les impone a los alumnos mediante adoctrinamiento o amenazas, sino que es la consecuencia natural de aprender a sentarse correctamente en seiza y de dominar los fundamentos del Suwari Waza. El cuerpo recto está relacionado con la mente recta, y la clave del asunto radica en el respeto por el alumno individual, el cual deseará, desde su interior y por propia iniciativa, comportarse de acuerdo con las más altas normas de conducta. La etiqueta es un aspecto importante de la práctica para todo alumno de aikido.


La postura seiza de sentarse, una civilizada costumbre ceremonial entre los japoneses desde tiempos antiguos, es la fuente de la etiqueta natural impresa en la mente de la gente. Aunque la costumbre de sentarse en seiza puede estar decayendo en la vida diaria, estoy convencido de que sus raíces éticas y espirituales no desaparecerán fácilmente. Y cuando veo a los niños en el Dojo sentados en seiza, con sus espaldas rectas y las dos manos colocadas sobre sus rodillas dobladas, renuevo otra vez mi convicción de que debe seguir ocupando un lugar central en la práctica del aikido, porque es la fuente de la etiqueta correcta, es básica para muchas técnicas y es esencial para el buen entrenamiento.”


Espero que se tenga muy en cuenta esta enseñanza en nuestras próximas clases y que esto contribuya a nuestro desarrollo y disfrute del Aikido.

Eventos y Actividades