miércoles, 23 de mayo de 2018

Acerca del valor de la mensualidad



 

Texto original:https://aikicore.wordpress.com/2017/03/24/sobre-valores-de-mensalidade/

Traducción y revisión: Atziri Servin.


 

 



Nunca pienses que estás pagando por el Aikido. No se puede comprar lo que ofrecemos y enseñamos. Tus contribuciones mensuales soportan los costes de propiedad, artículos de consumo (vasos, papel, productos de limpieza, agua y facturas de electricidad, etc.) y, siempre que sea posible, un sueldo para los instructores. Las lecciones que se enseñan en el dojo fueron aprendidas por tu maestro durante una vida de entrenamiento. Esta capacitación tuvo un precio que el dinero no puede reemplazar. Este precio fue el sacrificio, sudor, sangre y lágrimas, todo para aprender algo tan valioso que podemos transmitirte.

 

Hay quienes piensan que la práctica del Aikido, o cualquier otro arte marcial, debe ser más barato o hasta gratis. Quieres un buen lugar para entrenar, aire acondicionado para el verano y aire caliente para el invierno, agua potable, aseos, un lugar lleno de equipo que  puedes utilizar; eso es lo que cubre tu cuota mensual. Por desgracia, si no hay dinero, no se construye tal espacio.

 

Ahora, para ser claros, aprender este arte no tiene precio. No puede ser comprado o vendido, debe ser ganado y aprendido. Sí, tienes que ganarlo. Aquí no se entrega una cinta negra a cambio de dinero. Para poder usarla es necesario cambiar y crecer como ser humano. No habrá caminos fáciles en una verdadera escuela de artes marciales, y los que buscan una manera fácil y sencilla, desde luego no vendrán aquí. Sí, soy yo. No soy un político y no creo en las promociones de esa manera. Creo que las promociones en un arte marcial deben ser para que te hagas más fuerte, más centrado, prudente, luches y logres tus objetivos. Esto no se puede aprender con el dinero, sólo se puede aprender cuando te comprometes a la sesión de ejercicios, cuando luchas por crecer y cambiar.

 

El camino no será fácil, pero a lo largo de este también tendrás que divertirte, conocer gente nueva, despedirte de algunos, y aprenderás acerca de lo que en realidad es el respeto, integridad y trabajo duro. Estos son los valores que nuestra sociedad necesita hoy desesperadamente. Ver su Dogi (kimono), ir al dojo, convertir tu fuerza de voluntad en algo más grande que tus mejores excusas. Si yo puedo, tú también puedes. Nunca he tenido mucho talento para el Aikido, pero siempre entrené como loco, nunca permití que mis fracasos me impidieran ir al dojo o a un seminario.

 

Continuar la formación, y reconocer el verdadero valor de lo que se está aprendiendo, y lo que realmente contribuyes mensualmente en tu dojo. Trabaja duro, se amable... y las maravillas que el Aikido puede hacer por ti serán reveladas.

 

Eventos y Actividades